Ads Top

DETECTIVE MARCIANO


mh1 Siguiendo la serie de notas dedicadas a analizar y comentar las obras del gran guionista John Ostrander para DC Comics, toca hoy el turno del querido Detective Marciano (Martian Manhunter), el único e inigualable J’onn J’onzz. A este personaje de piel verde muchos lo conocimos por unas escasas apariciones en los antológicos y retro álbumes de figuritas de Cromy dedicados a Los Superamigos. Ya en los noventa, lo reencontraríamos como líder de La Liga de la Justicia publicada por Editorial Perfil.
Ostrander se hace cargo del personaje recién en los 90’s, década de la que es difícil hallar obras recomendables, pero paradójicamente cada uno de los trabajos de John de ese período resulta altamente recomendable.

UNA PARADA PREVIA
dm4Pero antes de meternos de lleno con la serie regular del personaje, vale la pena detenernos en dos productos previos publicados también en los noventas (y muy desconocidos) dedicados al buen Detective.
El primero es una miniserie de 1993 titulada Secretos Americanos, obra de 1993 escrita por Gerard Jones (guionista intermitente capaz de lo mejor y lo peor según su grado de inspiración) y dibujos de Eduardo Barreto. El relato está ambientado en los años cincuenta, embebido en toda la paranoia y caza de brujas del macartismo, con conspiraciones secretas, aliens intentando infiltrarse en la sociedad de la época y hasta beatniks. Es un relato muy original, con pinceladas surrealistas y tan curioso que vale la pena ser leído y releído por cualquier amante de los comics, sin necesidad de que conozcan o no al personaje (fue publicado por Planeta de Agostini).
El segundo es un especial del año 96 escrito por Paul Kupperberg e ilustrado de manera mediocre por Mike Collins (parecería ser una constante el destinar malos dibujantes a las series del marciano). Siendo justo, el planteo básico del especial es muy interesante: un teólogo universal da la voz de que luego de años de estudiar las diferentes religiones universales piensa anunciar cuál es la ” verdad verdadera”. Enfurecidos ante el posible discurso que ponga fin a un sinfín de religiones y cánones ya establecidos, diferentes mundos envían mercenarios para encontrar y asesinar a este auto impuesto erudito antes de que realice su declaración. El Martian Manhunter se ve envuelto en la misión que tiene por objeto proteger al teólogo y detener el baño de sangre y violencia que están provocando sus rumores. J’onnz cuenta para tal empresa con un grupo de tres devotos creyentes con poderes y del Darkstar Chaser Bron ¿Alguien recuerda a los Darkstar?
-SPOILER- El planteo tiene su interés y promete revelaciones divinas, pero Kupperberg fracasa a la hora de resolver la trama y el relato va perdiendo fuerza (y ganando violencia) conforme avanza para un final detestable y sin ninguna sorpresa. Una pena.-FIN SPOILER-

 LA ETAPA OSTRANDER
dm3
220px-John_OstranderOstrander es un escritor de oficio que, pese al personaje que le asignen, intenta siempre brindar relatos entretenidos, con un cuidado especial en el desarrollo de personalidades y procurando siempre dar tridimensionalidad a los caracteres que toca.
Su etapa en Martian Manhunter no está mal, pero carece de la fuerza y gancho inicial de sus otras obras, entiéndase: el Suicide Squad, El Espectro e incluso su Manhunter.
En los primeros números la trama se apoya demasiado en la JLA (cada portada ya lo sugiere) en lugar de desarrollar nuevos personajes secundarios.
De la primera docena de episodios el mejorcito es Back to the future, ilustrado por Brian Hitch, y da pena el dedicado a la saga Day of Judgement, lo que confirma que los crossover impuestos por las altas esferas en contadas oportunidades le hacían bien a las series.
En todo el primer año, la serie no pasa de legible, no es mala, pero tampoco sobresale, un comic de oficio sin pretensiones, que no ayuda a J’onn a quitarse el mote de eterno secundario, como sí lo hiciera en su momento Grant Morrison con Animal Man o Dennis O’neil con el imprescindible The Question.
Es muy buena la idea de hacer a los marcianos los padres creadores de los saturnianos (sí también hay aliens en Saturno, de allí salió el personaje llamado Jemm de Saturno, obvio ¿no?) explicando así la similitud entre sus poderes, o el darle a J’onn una baraja de personalidades humanas (y hasta animales) con las que perderse y jugar a terrícola, de las que nada sabíamos. Es en las páginas de esta serie donde se crea a la interesante detective Chase como personaje secundario más o menos fijo.dm5
Por el lado de las críticas hubo un par de cosas puntuales que no me agradan nada, por ejemplo lo rabiosa que la presentan a Fuego (la fogoza brasileña Fire) en el episodio que le dedican, cuando en la Liga de Giffen no se vio nada de esa bronca contenida que aparece aquí, o lo rápido que eliminaron al personaje de Karen Smith con el que seguramente hubiese podido jugar un poco más.
La saga “Los anillos de Saturno” tiene un comienzo interesante, con J’onn asumiendo el papel de Jemm. No deja de ser notable el trabajo de Ostrander a la hora de dotar de profundidad incluso a Jemm.
El episodio titulado “Rostros ocultos” es de los buenos capítulos, con la detective Chase como chivo expiatorio. Los dos nros dedicados a la JSA sin embargo bajaron el nivel del producto final.
dm6La saga Revelaciones es de las mejores, en especial los números dedicados a Superman, a Batman y a la Liga de la Justicia Internacional. No solo resulta fabuloso que el Detective Marciano estuviese en Kansas al poco tiempo que aterrizó la nave de Clark en la Tierra (sentado e invisible junto a Jonathan mientras este escondía la nave) en un adorable uso de la retro continuidad, sino que años más tarde Ostrander le hizo pasar un verano como trabajador de color en la granja de los Kent, testeando la buena voluntad del que sería el héroe más grande de la Tierra y, de paso, sufriendo en carne propia los ecos del racismo sureño, un episodio extraordinario que quedará por siempre en mi memoria.


super
J’onn J’onzz y un joven Clark kent en Smallville.

El de Batman tiene toda la dosis de misterio y oscuridad que un buen relato de Gotham necesita. Ostrander sabe como retratar al murciélago y lo demuestra aquí. Son muy recomendables estos primeros encuentros del Detective Marciano con los que serían sus eternos compañeros de aventuras en la Liga.
En el capítulo dedicado a la JLI es gloriosa la secuencia de Maxwell Lord en la ONU, estallándole la hemorragia nasal a fin de mantener el subsidio para el grupo (recordemos que la hemorragia se hacía manifiesta cuando Max utilizaba sus dones de persuasión). Con ese número Ostrander demuestra que es uno de los pocos que se atrevió a invadir el terreno humorístico que creara Giffen y De Matteis en su clásica etapa y logra buenos resultados.
Las historias con Linterna Verde y El Espectro no están al nivel de las anteriores, pero muestran puntos interesantes, como a los Guardianes de Oa visitando Marte y reconociendo que sus robots se llamaban Manhunters en honor a esa categoría de marcianos (dándole un giro interesante a la coincidencia), o de J’onn con los poderes del Espectro intentando revivir a su raza.
Este guionista hace un interesante juego con los poderes mentales del marciano, como nunca antes habíamos visto. Quizás por momentos se extralimita, pero sus guiones y los oscuros dibujos de Mandrake tiñen todo de un manto de credibilidad muy apreciable.
dm7
La saga Renegades of Mars tiene un muy interesante primer capítulo con Gipsy (Gitana, a la que J’onn conoció en la Liga de Detroit y para la que fue casi como un padre y mentor) en su papel de Lara Croft haciendo uso de sus poderes camaleónicos. Pero lo más interesante es el planteo de que, por un lado, ella sea una descendiente de los experimentos realizados por los primeros marcianos que llegaron a la Tierra y por el otro que hay mentes marcianas ocupando cuerpos humanos. La habilidad del Ostrander para mantener el interés de la serie es encomiable. Aprovecha a pleno todos los recursos del Universo DC, incluso el Cuarto Mundo en el episodio “Egos alterados” que trae de regreso a Kanto, el maestro asesino de Apokolips, un enemigo a respetar, aun por un marciano repleto de poderes.2792458-31
La serie ya se acercaba a su punto final, con un muy buen nivel, y mostrando otro aspecto escondido de la continuidad DC, la invasión de Apokolips en Marte, y el nacimiento del concepto de la “antivida” surgida nada menos que de los planteos filosóficos del padre de nuestro protagonista. Ostrander se imaginó una compleja sociedad marciana de la que estaría orgulloso Ray Bradbury, una sociedad evolucionada en donde sus miembros eran instruidos artistas y filósofos, todos con dobles y en apariencia incompatibles carreras.
En el apartado gráfico nos terminamos acostumbrando al trazo sucio y oscuro de Tom Mandrake, que, en comparación resulta más adecuado que Barreto, que parecía poco inspirado.
La serie que empezara tan floja y errática fue ganando interés y es digna de ser leída. No será magistral pero es entretenida pese a estar protagonizada por uno de los secundarios famosos del Universo DC. Hasta no hace mucho se podía conseguir toda esta etapa recopilada en dos tomos de tamaño detestable por Planeta de Agostini.
Mi veta literaria me impide terminar esta reseña sin recomendar antes los capítulos titulados El Marciano y La tercera expedición del famoso libro Crónicas Marcianas. Son dos relatos fascinantes que complementan a las claras toda la etapa Ostrander, y nos aleja del estúpido estereotipo de los cabezones marcianos de Tim Burton.
1912498-martian_manhunter__001__02_
Si te gustó la nota no dudes en dejar un comentario. ¡Lo agradeceremos mucho!

8 comentarios:

  1. El Detective Marciano es uno de los personajes secundarios del universo DC que más me atrae junto con Dr.Fate. No he leído mucho más allá de algunos números de la liga donde no se desarrolla mucho, pero gracias a esta tengo la oportunidad de profundizar más. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo, como siempre Mark. Estoy muy de acuerdo con la reseña (solo me falta leer 'Secretos Americanos'). Sería con esta serie que mi gusto por este personaje empezaría y se consolidaría. Un episodio que recuerdo especialmente (uno de muchos, pero que se diferencia por su carácter marcadamente cómico) es el de las Oreos. Muchísimas gracias por el trabajo!

    ResponderEliminar
  3. Excelente y exhaustiva como siempre estas esquelas de la obra del gran Ostrander, a mi me hiciste releer (ahora mismo) al Escuadron de cero, rellenando los huecos que tenía de Zinco hace mil años. Respecto a Ostrander, a medida que voy leyendo tus reseñas veo que fue un gran "Caruso", sacando jugo a personajes de la B o directamente clase Z. Respecto a estas de J'onn, de que años estamos hablando exactamente? Gracias saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ah! Y veo de donde bebia la caracterizacion afroamericana de la serie Smallville con esto que contás.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por pasar a leer y comentar: Nicolás Pratto, Nicolás y al siempre fiel Dr. Kadok. Lo más importante de esta serie es que va de menor a mayor, y nos demuestra el verdadero oficio que tiene Ostrander como guionista. La cantidad de ideas que va soltando a lo largo de los números nos demuestra el grado de compromiso del autor con la obra, y eso lo valoro mucho. Con respecto a la pregunta que me hace Kadok, esta serie se desarrolló desde diciembre del 98 hasta noviembre del 2001 (que es la fecha de portada del último episodio, el N°36). ¡Gracias por estar ahí!. ¡Lo aprecio mucho!

    ResponderEliminar
  6. gran reseña mark! a ver esta serie la leí de un tirón al poco tiempo que termino y creo que se quedo a mitad de camino, podría haber durado más. Me había olvidado que Chase apareció ahí asi que ahí va otro personaje creado por Ostrander.
    No coincido en que Barreto sea mal dibujante, quizás no es el indicado para el género de los supers pero para mi es un maestro indiscutido.
    Me gustaría mencionar que la primera miniserie del detective con guiones de jm dematteis y dibujos de un tal mark badger (rarísimos) la primera en hacer cirugía fina e intentar ponerle más carnadura al personaje. En esa historia ambientada en plena JLI se contaba que la aversión al fuego de Jonn viene de la plaga que asoto marte y el trauma que le quedo al personaje al haber perdido a su familia y tener que cremar los cuerpos por la peste hermoso toque psicológico que se fue al megacarajo en la saga "trial by fire" de joe kelly en JLA que rescato por entretenida pero que le da una vuelta de tuerca innecesaria al pesonaje por algo fue olimpicamente obviada despúes.
    pero a partir de la historia de demmateis jonn comprendio que el fuego no es su kryptonita sino un trauma psicólogico es decir pirofobia.
    de secretos americanos dire que gerard jones (que fue el guionista que sucedió a giffen el JLA durante varios años) explico que hizo jonn desde que llego a mediados de los 50 hasta que aparece superman es decir a fines de los setentas/primeros ochentas (según la versión post crisis 86) y fue el primero que introdujo la idea de que jonn tomo la identidad de john jones de la televisión, elemento que fue muy utilizado por darwyn cooke en su clásico new fronterier.
    salute!
    no dejen de pasar por el malditocerrado!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por más info marciana, todo lo poco que sabía era por la JLI y me recontraacuerdo el nro.27 (de aca) sobre todo por esos dibujos HORRENDOS!!! pero una historia hermosa junto a Oberon, que creo que mencionaba a la miniserie de De Matteis. Gran y tierno personaje J'onn, totalmente en desacuerdo con esta versión warnertelevisiva másduroquerulodeestatua. Un desperdicio.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Lucas por pasar, comentar y aportar como siempre. Maravillosa esa miniserie del Detective Marciano que publicó en su momento la amada editorial Zinco dentro de la colección DC Premiere. Sí, recuerdo lo curioso que era su dibujo y lo magnífico de su guión. Algún día deberíamos hacer una reseña mencionando todas esas miniseries maravillosas que conocimos gracias a Zinco: Slash Maraud, Cinder&Ashe, El Extraño, Crónicas de Atlantis, The Shadow, entre otras. Y Dr. Kadok, creo que todos aun recordamos lo malo que fue el arte de Tim Gula para esa mítica JLA Perfil N°27.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.